marzo 01, 2006

Una mano mensajera, una nalga pasajera

Una mano mensajera
acostumbrada a volar,
a una nalga pasajera
decidió acariciar.

La nalga se disgustó
y a la mano denunció,
otras manos justicieras
acudieron a la escena,
y a las manos mensajeras
le impusieron su pena:
¡Cuatro años de prisión
para bajar su pasión!.

Pasión y mucha emoción
es lo que necesitamos,
para darle a la justicia,
no solo una leve caricia,
sino su buen revolcón.

Para meterle con todo
el dedo en sus negras llagas,
para sacarla del lodo
y curarla de las chagas,

Por eso necesitamos:

Una justicia con ganas
que juzgue con la verdad,
que no lo haga con las nalgas
sino con mucha equidad.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Chévere este tipo de información. vale la pena aportar a esta página. RODRIGO G. CALI.

7:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Google